Corredora Generación

¿Qué es la "perdida total" de un auto y cómo se determina?

En términos de un seguro automotriz, se considera pérdida total, cuando el costo de reparación de los daños supera el porcentaje indicado en tu póliza del valor comercial del vehículo asegurado al momento de determinarse la pérdida, o bien, cuando el vehículo sea robado o hurtado y no sea recuperado o ubicado por servicios policiales en el plazo de 30 días corridos luego de la denuncia.
El término pérdida total se utiliza para denominar a aquellos vehículos involucrados en un siniestro y, cuyo costo de reparación sea de un 75% o más de su valor de mercado.
Es decir, aquellos irreparables o, que requieren reparaciones extensivas y muy costosas, por lo que no vale la pena enviarlos al taller para arreglos. Cuando un vehículo es pérdida total, la aseguradora “comprará” el automóvil al asegurado.
En un accidente, el vehículo muchas veces no se ve tan mal, incluso es capaz de seguir funcionando con dificultad, pero los daños más costosos van por dentro y, sobre todo si se trata de un automóvil con bajo valor de mercado, la reparación no valdrá la pena.
Es el liquidador designado por la compañía de seguros quien examina el vehículo y, en base a sus observaciones y las del taller mecánico, determinará si corresponde reparación o, bien, pérdida total.
Existen dos modalidades para calcular la indemnización de tu vehículo: el valor tradicional y el valor comercial.
El valor comercial de un vehículo, se determina comparando el automóvil considerado como pérdida total con otros de igual marca, modelo, año y kilometraje que estén en venta en formato de vehículos usados.
El beneficiario del seguro, puede o no aceptar la oferta de la aseguradora y, refutar ese porcentaje que quieren restar. Al no ser parte del contrato, el monto a pagar es negociable e incluso recomendable si le parece que la oferta es demasiado baja.
La forma de valor tradicional, se establece al momento de la contratación en relación al valor del vehículo que ha determinado el asegurado en acuerdo con la compañía. En este caso, el monto de la indemnización se calculará en relación al valor comercial del vehículo y en ningún caso podrás ser indemnizado por un monto superior a la suma asegurada. Si la suma asegurada es inferior al valor comercial del vehículo al momento del siniestro, deberás ser tú el que se haga cargo de la diferencia.
¿Qué debo hacer si mi vehículo es considerado pérdida total por parte de la compañía aseguradora?
A la hora de denunciar el siniestro, la compañía designará un liquidador, el cual se pondrá en contacto con el asegurado. Se le asignará un taller y, los servicios de una grúa en caso de que el vehículo no pueda ser operado con seguridad.
El mismo liquidador indicará qué documentos deben entregarse en el taller o, al encargado de la grúa, ya sea pasándolos directamente o dejándolos en una zona del vehículo como puede ser la guantera. Al entregar documentos y accesorios, se debe pedir un recibo firmado que indique exactamente qué cosas quedaron en poder de los agentes de la aseguradora.
Los documentos suelen incluir los obligatorios que siempre se deben llevar al circular con el vehículo y, accesorios removibles asegurados como es el caso de las radios cuyo panel se saca.
Accesorios como extintor, kit de primeros auxilios, triángulos y chalecos reflectantes, también deben ser removidos antes de entregarlo, ya sea a la grúa o en el taller. Si el vehículo se lo llevará la grúa, se indicará que hay que remover el TAG. En caso de pérdida total, es responsabilidad del propietario dar de baja ese TAG o, si compró un nueva vehículo, transferirlo a esa nueva patente.

Leave a Comment